Entre Sushi y Montañas

viernes, 24 de junio de 2016
Mousse de Eda-mame y shiitake


Hasta hace relativamente pocos años, en Asturias había poca diversidad en lo que se refería a oferta gastronómica. Limitándose prácticamente a los sabores autóctonos. Pero poco a poco, fueron apareciendo proyectos nuevos, en los que ya no solo se cuida el menú, sino también la estética y a los comensales. Amada Carlota es uno de esos lugares. 

Situado en el concejo de Cabranes, parte de la Asturias profunda, rodeado de valles, bosques y montañas se encuentra este hotel-restaurante de estética vanguardista y en el que se degusta un menú japones cuidado hasta el más mínimo detalle. 

La zona destinada al restaurante es una pequeña pero agradable estancia, de estilo minimalista y decorada con objetos orientales. En esta ocasión, fuimos un grupo de 8 adultos y 5 niños y la destinaron entera para nosotros, siendo los únicos comensales ese día.

Disfrutamos de su menú degustación, compuesto por varios platos que abarcan la diversidad de la gastronomía nípona, no limitándose solo al archiconocido sushi. Carlos, que regenta el negocio junto con Yolanda, nos fue dando las pautas para degustar cada plato como se merece. Además, los más pequeños de la casa también contaron con su propio menú, una versión más descafeinada del de los adultos, pero no por ello menos sabrosa. Para finalizar, una buena infusión en su terraza, contemplando la Sierra del Sueve.

Es una experiencia para saborear despacio, sin prisas. Disfrutando no solo del almuerzo, sino también del entorno natural en el que se encuentra. Ya sólo llegar hasta allí requiere ir conduciendo entre valles y bosques, contemplando los animales que pacen tranquilamente en pastos verdes. Casi al final del camino tendremos que atravesar Torazo, coqueta aldea asturiana,  la cual bien merece una visita, y ya puestos, tomar el aperitivo en la terraza de su Hostería.

Terraza de la Hostería de Torazo

Para después continuar nuestro recorrido, ascendiendo hasta la aldea de La Cotariella, donde al final de la misma, Carlos y Yolanda nos esperan entre sushi y montañas.


Niku Dango (Albóndigas japonesas, versión menú infantil)

Sopa de miso

Niku-Dango


Atún Rojo

Helado de jengibre y bizcocho casero


 Espero que hayáis saboreado el paseo de hoy. Os dejo con un poco de slow music perfecta para disfrutar de un buen atardecer de verano. ¡Feliz fin de semana! 

3 comentarios

  1. Me encanta la recomendación ❤️ me la guardo para cuando vaya al norte. Que pinta 😋 Y que paisajes, qué ganas de ir!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Maria Jose. Si te animas a venir por el Norte, avísame!!!

      Eliminar
    2. Claro! Eso está hecho, este verano no creo pero a ver si el siguiente 😊

      Eliminar