UNA BIENVENIDA CARGADA DE EMOCIONES

sábado, 4 de junio de 2016
En primer lugar, si estáis aquí dedicando unos minutos a leerme: bienvenid@s y gracias. Los que venís dirigidos desde instagram ya me conocéis un poco y para los que no, os dejo algunas reseñas. Soy Marta, he nacido, crecido y vivo en Asturias. Soy una apasionada de la cocina, de la lectura, y desde hace muy poquito, de la fotografía. Desde hace un tiempo tenía la inquietud de abrir una pequeña ventana al mundo y contar mis anhelos, experiencias y avances en la vida. Así que aquí estoy, lanzándome en una nueva aventura. 

¿Por qué Lluvia al Pasear? Si tuviera que escoger dos momentos que me han marcado y me han hecho crecer como persona, son el fallecimiento de mi madre y mi posterior maternidad a través de un proceso de adopción.

El viaje de la adopción no fue fácil, la incertidumbre que conlleva te hace pasar por una montaña rusa emocional, una de nuestras terapias en esa época era pasear, a menudo al lado del mar. Aquel sonido nos calmaba, nos ayudaba a sumirnos en nuestros pensamientos, otras veces, no parábamos de compartir inquietudes. La lluvia es una referencia a mi tierra, y también al país de origen de mi hijo, donde la supervivencia depende, entre otras cosas, de una buena temporada de lluvias. Ambas cosas me llevaron a escoger este nombre. ¿Te animas a pasear conmigo? ¿Sí? 

Pues allá vamos…hoy os cuento algo que me viene rondando desde hace tiempo por la cabeza. Si soy sincera, este no iba a ser mi post de bienvenida, tenía otra cosa más liviana pensada y trabajada, pero varias circunstancias me llevaron a modificarlo y hacer este un poco sobre la marcha. Hace muy poquito, mi pequeño me dijo por vez primera “Te teyo mamá”. Sí, algo muy bonito y que a cualquier madre se le paraliza el corazón a escucharlo. Pero detrás de esta frase, hay mucho más, y si quien la dice es un hijo nacido del corazón, la historia cambia y mucho. 

En la situación más estandarizada, tu bebé crece dentro de ti, desde el primer momento tras su nacimiento, reconoce el sonido de tu voz, de tu corazón, tu olor. Lleva nueve meses escuchándolos, tú eres su refugio, le das calor y seguridad, incluso si te has decidido por la lactancia materna estaréis creando un vínculo aún más estrecho, un momento que solo es vuestro. Así irá creciendo, hasta que llegue un día, cuando su vocabulario se lo permita, que te diga que te quiere. Algo natural y bonito. Sin embargo, cuando hablamos de adopción, las circunstancias que llevan a ese momento son muy distintas. 

Para que puedas entenderme un poquito, te propongo un ejercicio: Cierra tus ojos, imagínate que estás en tu hogar, donde te sientes seguro, estás rodeado de tus seres queridos, de tus pertenencias y de todos los recuerdos que has generado hasta este mismo momento. De repente, dos extraños, que no hablan tu idioma, entran por la puerta, te miran, sonríen, quizás lloran de emoción, y tú no sabes que está pasando, pero percibes que la cosa va contigo. Entonces, alguien conocido, quizás de tu entorno, te explica que esa es tu nueva familia, que debes abandonar la vida que conoces hasta ahora, el único hogar que has tenido, para irte con dos personas que no conoces absolutamente de nada. No puedes llevarte nada, no volverás a ver a tus seres queridos, ni a las personas que te cuidaban. ¿Cómo te sentirías? No muy bien ¿verdad? Y si en vez de una persona adulta, eres un niño, o un bebé, al que ni tan siquiera se le puede explicar ese cambio de rumbo en su vida. La cosa cambia ¿no? Pues esa situación la viven todos los hijos adoptados. 

No sé como la sociedad imagina como se desarrollan los primeros días, meses, de una familia de corazón, pero en ocasiones no es fácil. Te encontrarás en situaciones en las que te dirán que vaya afortunado que es, que menuda suerte tiene, que vaya oportunidad que va a tener en la vida, que valientes habéis sido. Después del ejercicio anterior, si tú fueses ese niño ¿te sentirías afortunado? o por el contrario ¿estarías tremendamente asustado hasta ver cómo se va desarrollando tu vida?

Una vez llega el momento y tu sueño se hace realidad, te sientes inmensamente feliz de haber formado tu familia, pero no te encuentras con un bebé que te quiere desde el primer día, que conoce tu voz, tu olor. El sonido de tu corazón no le calma cuando está asustado, porque no lo conoce de nada. En tus brazos hay un niño triste, asustado, que te mira con unos ojos enormes, que reflejan la inmensa incertidumbre que siente. No entiende que le está pasando, solo sabe que su vida, la vida que conocía y las personas que tenía como referencia hasta ese momento, han cambiado. Poco a poco, cuando vea que se crea una rutina, que sus nuevos padres están ahí para darle amor, seguridad, alimento, se irá abriendo. Al poco, te regalará una sonrisa y sabrás que empieza a confiar en ti. Tendrás que volcarte en darle toneladas de amor cada día, de hacerle saber que estás ahí, que tú no le vas a abandonar. Los expertos en adopción lo resumirían en “generar apego”. Ser testigo y participe de cómo tu hijo te entrega su corazón y su confianza, sin condiciones, es lo más bello que puedas sentir y vivir. Por eso cuando un día normal estás haciendo la cena, y tu pequeño atraviesa la casa corriendo, se abraza a tu pierna y te dice por vez primera “te teyo mamá”, te sientes enormemente bendecida. 

No hay ni un solo día que no me sienta afortunada por el pequeño milagro que ha llegado a nuestras vidas. Gracias por haberme acompañado en mi primer paseo. Si os apetece seguir recorriendo este nuevo camino conmigo, os espero de nuevo la semana que viene. ¡¡ Feliz fun de semana!!


18 comentarios

  1. Me ha encantado Marta, enhorabuena por esta nueva aventura y tus palabras, realmente me has emocionado y qué bonito todo lo que has contado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias Inma por haber pasado y acompañarme. Un beso.

      Eliminar
  2. Que decir Marta... Se queda uno sin palabras... Solo enhorabuena!! Esperando poder seguir compartiendo contigo este nuevo camino.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Noe por estar siempre ahí. Un beso enorme.

      Eliminar
  3. Marta ha sido una entrada genial!! Me ha encantado leerte y ponerme en tu piel, es una historia fantástica con una enorme recompensa! Deseando q llegue la semana q viene��

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Vir, me alegro que te haya llegado, me daba un poco de reparo contar mis pensamientos pero al final me lancé. Un beso.

      Eliminar
  4. Jolin nena, ya estoy llorando otra vez. Me ha encantado

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay Eli! Que te voy a contar a ti! Sé que has vivido y estas viviendo lo mismo que yo. Gracias por estar ahí. Un beso enorme.

      Eliminar
  5. Marta, me ha encantado ver que te has lanzado a esto del blog. Me ha gustado mucho tu primer post, creo que es algo que no estamos acostumbrados a parar a pensar es muy buena reflexión ... Por cierto a mí también me apasiona la cocina soy un poco "foodie" ��.
    MJosé

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mil gracias por haberme acompañado y estar aquí M Jose. También te gusta la cocina? Entonces esperare tus comentarios y consejos. Un beso

      Eliminar
  6. Marta me ha encantado y emocionado como has descrito la situación, aún tengo la piel de gallina.
    La semana que viene volveré por aquí

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Paz muchísimas gracias por pasarte por aqui y por tus palabras. Un placer tenerte aquí. Un beso.

      Eliminar
  7. Hola, soy Solymanu en IG, creo que no se puede expresar mejor, pocas veces he visto explicar este proceso desde el punto de vista del niño, me ha encantado, te felicito por la familia que habéis formado.
    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Sol por pasarte por aquí, leerme y comentar. Un beso.

      Eliminar
  8. Hola, soy Solymanu en IG, creo que no se puede expresar mejor, pocas veces he visto explicar este proceso desde el punto de vista del niño, me ha encantado, te felicito por la familia que habéis formado.
    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  9. Precioso. Me ha impresionado. Nunca ne lo había planteado así...
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo sé, la adopción es la gran desconocida, y más desde el punto de vista de los peques. Gracias por pasarte por aquí. Un beso

      Eliminar
  10. Me acabo de enganchar a lluvia al pasear y después de leer esto me he quedado sin palabras, que bonita la visión desde el niñ@. Un abrazo

    ResponderEliminar