En algún lugar de la Mancha...

viernes, 14 de octubre de 2016
(Pincha aquí si quieres poner banda sonora al paseo de hoy)

¡Hola! Por fin puedo estar de regreso por aquí también, la vuelta a la rutina ha sido dura, pero tras un par de semanas parece que todo vuelve a su ritmo, lo que me ha dejado tiempo para contaros alguna cosilla, comenzando por algún retazo de lo que han sido nuestras vacaciones.

En nuestro periplo por España, tuvimos que pernoctar una noche justo a mitad de camino entre un destino y otro. En la búsqueda de un lugar pintoresco, casi a mitad de camino y que no requiriese desviarse mucho de la ruta original, apareció Consuegra, una pequeña villa de Toledo, famosa por sus molinos de viento y su castillo.

Llegamos a nuestra parada casi a media tarde, el tiempo justo para registrarnos en el hotel, refrescarnos y salir a dar un paseo hasta sus molinos. Estos se encuentran a las afueras del pueblo, en lo alto, pero el paseo apenas lleva 15 minutos de caminata. 

Justo al llegar arriba, el cielo comenzó a teñirse de los colores anaranjados y rosados previos al atardecer, esa luz se reflejaba en las blancas paredes de los molinos, creando un momento mágico. Quizás porque en Asturias no estamos acostumbrados a mirar el horizonte y ver kilometros a la redonda, el espectáculo nos pareció maravilloso.

Debo confesar que tenía puestas mis expectativas fotográficas en ese lugar e instante, pero como siempre, se hizo la ley de Murphy y allí había más gente circulando que en Gran Vía. Como lugar turístico que se precie, autocares de japoneses incluidos, todos con su Nikon o Canon al cuello, y trípode debajo del brazo. Por haber, había hasta gente volando drones, creo que alguno "se coló" en alguna de mis fotos...

Aún así, no podía dejar de mostraros alguna de ellas. Espero que tengáis un buen fin de semana. Nos leemos el próximo viernes.







No hay comentarios

Publicar un comentario