Color Carne

viernes, 4 de noviembre de 2016


¿Alguien recuerda la famosa pintura color carne de Plastidecor? En mi infancia era un preciado tesoro, junto con las gomas de borrar Milan con olor a nata. De esto hace ya más de 25 años, y por desgracia parece ser que algunas cosas no cambian.

En una sociedad en la que supuestamente intentamos educar en tolerancia, igualdad y respeto hacia los demás, hay determinadas pautas que aún están muy arraigadas y que continúan interponiendo barreras.

Antes de que A llegara a nuestras vidas, mientras nos encontrábamos en plena espera, la mayoría de nuestros amigos dentro del circulo de amistades que creamos a raíz de la adopción, tenían niños que comenzaban el colegio, y fueron surgiendo "anécdotas" a raíz de su diferencia racial. La que más me marcó fue la de un pequeño de tres años, que se enfrentaba a su primer año de colegio, donde todo es nuevo y que ya suponía de por sí un cambio para cualquier niño. Un buen día, su educadora les entregó, como en otras ocasiones anteriores, un dibujo para colorear, pero con la diferencia de que en esta ocasión, había que colorearlo con la pintura de color carne. Esa misma, la de plastidecor que solo define una sola raza, la blanca. Y no nos engañemos, para un niño de tres años, si la profe dice que ese es el color carne, va a misa, independientemente de si la manita que rodea esa misma pintura, es varios tonos más oscura. Hola estereotipo, adiós igualdad.

Años más tarde, recién llegado A, y siendo plenamente consciente de que podía encontrarme con situaciones del estilo, la ocasión vino justo cuando menos me lo esperaba. El hijo de una amiga, mirando a mi pequeño me pregunta ¿Marta, por qué A no es de color carne?
Nada de por qué es negro o marrón, que es a lo que yo estaba habituada a contestar, si no, por qué no es de color carne.

Y yo me pregunto, ¿qué es el color carne? ¿alguien puede definirmelo? o será que el color carne, en sí no es un color, ¿sino una gama inmensa que admite desde el más claro al más oscuro y que ninguno de ellos es el correcto, porque todos lo son a su modo, únicos y perfectos?



Si os preguntáis que le dije a aquel pequeño, fue algo simple, algo que me salió sin planear, porque confieso que me dejo sin armas en aquel momento. Recuerdo que le expliqué que el color carne no existía como tal, que A también tenía color carne, pero otro distinto, pude ver en sus ojos que no me entendía, su mente ya estaba estereotipada con el "color carne correcto". Entonces, y aún no sé el cómo ni el por qué de mi ocurrencia, cogí su manita y se la puse en su corazón. Y le pregunté que sentía, " mi corazón latir" me dijo. Seguidamente, esa misma manita se la puse en el corazón de mi hijo, y le realicé la misma pregunta. Y mientras me contestaba que lo que sentía era el corazón de A latir, le dije, no importa de qué color carne seáis, ahí dentro sois exactamente iguales.


Sé que esta batalla acaba de empezar, y que me quedaran muchas más por librar. Tampoco está de mi mano educar a los hijos de los demás, ni tan siquiera a la sociedad. Pero en lo que pongo todo mi esfuerzo es en que mi hijo se sienta orgulloso del color de su piel, de su raza, de sus orígenes,  y que  tenga muy claro que no hay nada incorrecto en él. Y si por el camino puedo ayudar a desterrar algún estereotipo, bienvenido sea.

Y hoy tengo ganas de inciar el destierro de uno, ahí va una foto de #micolorcarnefavorito


¿Quién me ayuda a crear una galería de IG, cual catalogo Pantone, con esos colores de piel únicos?, unos más blancos, otros más rosados, amarillos, dorados, negros, pecosos,  pero todos ellos perfectos. Estoy deseando ver vuestras fotos de #micolorcarnefavorito, os animo a que participéis y entre todos hagamos una bella muestra de esas pieles que nos tienen enamoradas.

Por cierto, si os preguntáis que pasó con aquella profesora, os diré que recibió una bonita charla de cierta mamá  y una caja de pinturas Crayola  con diversos "colores carne".

Crayola Multicultural
Lyra Skin Tones




14 comentarios

  1. La sociedad siempre estará llena de prejuicios inevitablemente y estereotipos... pero ha sido una manera bonita de aprender que la próxima vez que el propio niño lo tenga que explicar seguramente use tu ejemplo, y al final es lo bonito, lo que uno trasmite, si esta bien, será una buena semilla..... Por cierto, llegué hasta aquí por una foto de meyleyre....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente es muy difícil cambiar la sociedad, y más cuando hay ciertos pensamientos y costumbres que están muy arraigado, pero como tú comentas, hay que ir plantando semillas de las buenas, tengo esperanza de que algún día brotaran. Gracias por pasarte por aquí. Buenas noches.

      Eliminar
  2. A mi me pasó algo parecido a la Profe...
    Creo que fue la primera vez que me juntaba con los sobrinos de mi marido, por aquel entonces novio, y me puse a pintar con los niños.
    En un momento necesité pintar de "color carne", creo además que eran unas fichas para el cole del día de la paz.
    Cuando estaba en ese paso entre que piensas y pronuncias las palabras, cuando estaba acabando de decir la palabra carne, me di cuenta.
    Toda la vida fue el color carne. Nos educaron solo teniendo presente una raza. Ahora que las barreras geográficas no existen, hay conceptos que no tienen sentido. Hay frases, que cuesta quitarse, pero que a mi me avergüenza incluso pensarlas, y fue un trabajo reeducarme. Pinturas de " color carne", trabajos "de chinos", trabajar como " un negro"... Son algunas de las frases que "nos salen", pero que desde mi punto de vista, no deberíamos haber aprendido.
    Ahora, ahora que me afectan, me duelen. (Antes tampoco es que yo las dijera, pero no me afectaba escucharlas) Y ahora la gente las dice delante mía, que a lo mejor conocen a mi marido, o estoy delante de mi hijo, y te dicen lo típico de " sin ofender, EH!", y siempre digo, pues para no ofender no las uses.
    Pero como bien dices, no vas a educar ni a todos los niños, ni a toda la sociedad!
    Me encanta tu propuesta!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Marga,
      Das en el clavo con el ejemplo de expresiones que comentas, y que hoy en día aún se continúan utilizando, en la mayoría de las veces sin pensar en las connotaciones que tienen. El muy complicado educar a toda una sociedad, pero también es de sabios reeducarse tal y como tú has hecho. Y si, la coletilla de "sin ofender" me suena y mucho. Es más fácil usarla que buscar otra manera de expresarse. Poco a poco. Gracias por pasarte por aquí. Besos.

      Eliminar
  3. Tenía mi hijo 3 años cuando lo encuentro en la bañera pasando fuerte la esponja para dar a su piel "color carne" cono los otros niños, cono tú mamá...contestación: tú eres mi bombonin y así TE QUIERO. Pasaron los años y seguimos igual pero David es mucho más fuerte, aunque ciertos comentarios le duelen y mucho. EN mi pueblo la etiqueta es "adoptado" o "el niño que es negro". Las batallas son para los mejores guerreros.CADA DÍA MÁS ORGULLOSA DE LA DECISIÓN DE ADOPTAR Y QUE LA VIDA ME HAYA REGALADO A MI BOMBONIN.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenida Raquel,
      La situación que describes es sobrecogedora, ningún niño tendría que pasar por ello, pero sé que en nuestra situación, es nuestro pan de cada día. Y sí, el apellido "adoptado" o madre "adoptiva" la escucho más veces de las que quisiera, parece que aún hace falta recalcar algo que es evidente. Gracias por estar aquí, testimonios como el tuyo ayudan mucho. Un beso enorme.

      Eliminar
  4. Mi pequeñín tiene 5 años y desde que empezó a ir al cole ha tenido que soportar indultos de sus compañeros por el color de su piel, como no es de otra raza, parece que no hay que darle importancia pero a él le afecta mucho y no para de decir que quiere ser "normal". Creo que voy a copiar tu idea y le regalaré al profe una caja de pinturas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Carmen,
      Nadie debería (y menos un niño) sufrir o ser etiquetado por ser distinto, ya sea piel, pelo, estatura y un largo etcétera. Nos queda tanto por aprender, pero por eso tenemos que ser valientes, para ayudarles, apoyarles y repetirles hasta la saciedad que no hay nada fuera de lo normal en ellos, que lo "normal" no existe, porque no hay dos personas iguales en este mundo. Es un camino duro, pero no podemos rendirnos. Mucho ánimo. Besos

      Eliminar
  5. Qué bonito post !!!!!! Yo creo q cada vez la sociedad va mejorando en cuestión estereotipos yo intento educar a mis hijas en lo de ..." la belleza está en el interior " y lo importante del ser humano es que sean buenas personas, intentaré sumarme al reto y hacer alguna foto para esa galería maravillosa que propones

    ResponderEliminar
  6. Hola Marta,soy Sol (solymanu) te lo pongo pq no sé ni lo que sale cuando escribo, el otro día te comenté por algún lado que te contaría una historia sobre mi pueblo/ciudad y no se me ha ido en ningún momento pero me daba vergüenza pq no sé si viene a cuento, pero creo que si pq cuando leí tu post no podía dejar de pensar que me siento orgullosa de vivir en un sitio en el que la multiculturalidad es muy habitual.
    Nosotros vivimos en Torrejón de Ardoz una ciudad situada a 20 km de Madrid y allá por los años 50 EEUU. Instaló aquí una base militar, poco a poco empezaron a venir familias americanas que se quedaban por largas temporadas y después venían otras, más de la mitad de esas familias eran de raza negra, con lo que te puedes imaginar que 20 años después cuando yo nací, ya crecí jugando con niños de diferentes colores de piel, recuerdo que el chico que más me gustaba del instituto era negro ���� y que tenía muchos vecinos de color en mi edificio y a los que mi madre aún miraba asombrada con el paso de los años, pero sobre todo por lo altos que eran Jaja!!
    Muchos de aquellos militares crearon familias con chicas españolas, algunas se fueron a EEUU. y otros se quedaron, en fin todos se mezclaron y a mi me parece un hecho muy bonito, que a mi me ha permitido crecer sin prejuicios.
    A todo esto se le añade la gran cantidad emigrantes chinos, africanos, de países del Este, sudamericanos...que llevan afincados en Madrid hace ya años, por lo que estamos rodeados de diferentes culturas y muchos colores. Por supuesto, como siempre habrá quien no lo vea del mismo modo que yo, pero a mi me parece maravilloso y enriquecedor.
    Ayy Marta, a ver si se publica esto que a veces no logro que se vean mis comentarios, soy muy patosa con esto.
    Espero que te guste mi anécdota y que algún día vengas con tu hijo a conocernos y a pasear por esta ciudad, un Abrazo!

    SOL

    ResponderEliminar
  7. Me has hecho temblar,como madre muy emocionada,con cada palabra escrita...Marta eres grande por esos sentimientos inmensos y esas ganas de un mundo mejor que yo comparto contigo.Dile siempre lo orgullosa que estás de él,yo lo hago cada día,por como es por dentro y por fuera y eso crecerá tanto como él. Ánimo callando bocas que todos lo podemos hacer.Para mi A siempre será color bombón, lo más rico y dulce que hay!!!!!❤

    ResponderEliminar
  8. Tengo que decirte que, a pesar que, desde niña también llamaba "color carne" a ese color, yo no lo entendía porque yo soy bastante rosadita y mis compañeros eran bastante morenos. Te diré que nunca fue un color que me gustara. De hecho, lo evitaba, quizás por eso no me gustaba dibujar personas, sino animales, casas, paisajes...

    Leyéndote me has hecho reflexionar. Dices verdades como puños. No obstante, y si te sirve para próximas veces, te diré que el color puede seguir siendo carne, pues la carne de blancos, negros, asiáticos, etc., es exactamente del mismo color, solo la piel que la recubre, LA ENVOLTURA, difiere. Quizás, ante tu niño u otros, puedas hablar del color del papel de regalo... No sé, me ha parecido una bonita metáfora de lo que somos realmente: misma carne, misma sangre, mismos anhelos y necesidades; distinto color y textura del papel que nos envuelve.

    No conocía tu blog y me ha encantado.

    ResponderEliminar
  9. Enhorabuena por tu blog! Me encanta cómo te expresas. Muchas gracias por cada entrada que haces

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por dedicar un ratito de tu tiempo a leerme. Un abrazo.

      Eliminar