La Herida Primaria

viernes, 20 de enero de 2017


"Para la madre adoptiva de un bebé recién nacido es muy difícil asimilar el concepto de la herida primaria. Es horroroso, es desgarrador, algo en que ella no prefiere pensar. Y muchas madres adoptivas no piensan en ello. La madre tiene delante de ella lo que le parece un bebé normal y, más adelante, ve como se ríe y como gatea, no pudiendo creer que aquella criatura pueda estar tan dolorida en su interior. Pero si está realmente alerta y sintoniza con su hijo, se dará cuenta de su tristeza, sufrimiento y miedo. Y, al advertirlo, estará mejor preparada para ayudarle a que le permita amarle y que, en correspondencia, él pueda también amarla."
El niño adoptado: comprender la herida primaria
de Nancy Newton Verrier

Al comienzo de nuestra espera, justo después de haber obtenido la idoneidad, haber aportado la documentación a la ECAI y poner el proceso en marcha en el país de origen de nuestro hijo, se instaló en mi la inquietud por leer, por aprovechar ese tiempo de espera en prepararme para mi maternidad. Precisamente uno de los libros que me recomendaron fue El Niño Adpotado: Comprender La Herida Primaria de Nancy  Newton Verrier.

Este libro es el fruto de un intenso estudio que la propia autora realizó no solo como tesis doctoral para su carrera de psicología, sino también como inquietud personal para comprender mejor la historia de su hija, adoptada a los pocos días de nacer.

Decir que es un libro duro, es quedarme muy corta. Recuerdo la sensación de desolación que me embargaba cada noche antes de apagar la luz de la mesilla, me ayudó muchísimo a entender los sentimientos y las situaciones por las que tendría que pasar mi hijo. Fue especialmente revelador.

Su desarrollo se encuentra esquematizado en cuatro partes:

  • La herida
  • Las Manifestaciones 
  • La Curación
  • Conclusiones finales
En las dos primeras partes del libro, la autora nos hace referencia a entrevistas que ha tenido con adultos adoptados y cuáles han sido sus experiencias. Cabe destacar que la mayoría de los entrevistados fueron adoptados a través de adopción nacional en USA, hace varias décadas y en la mayor parte de los casos se enteraron de sus orígenes en la adolescencia o incluso en la edad adulta. Aquí es donde el libro se desfasa un poco a nuestra época actual, donde, afortunadamente la adopción ya no es un hecho que se oculte, ni es ningún secreto familiar, o al menos, debería no serlo. Por ello, mucho de los traumas y problemáticas allí narradas creo que no habrían sucedido, o quizás en menor intensidad, si esa falta de información no hubiese existido.

Durante las últimas dos partes, el panorama cambia un poco y ya no es tan desolador, sino que se centra en dar solución a los conflictos que puedan surgir, es, sin duda, la parte más amena del libro.
Recientemente he vuelto a leerlo, y la sensación ha sido la misma, para las madres de corazón leer este estudio es duro, descorazonador y desolador, pero muy necesario. Para entender a nuestros hijos, primero tenemos que asumir y reconocer que en su mochila hay un hecho que les ha marcado: el abandono, la separación de su madre biológica y como esto les afectará a lo largo de sus vidas, esto es precisamente a lo que se refiere la autora con La Herida Primaria.

"Hablar libremente de ellos (padres biológicos) ayuda a mantener controladas las fantasías, y fomenta una atmósfera de honestidad y confianza entre el adoptado y los padres adoptivos. En cualquier caso, mi opinión es que el niño debería estar al corriente de su adopción en una edad temprana, antes de que lo pueda comprender mediante palabras. Se requiere franqueza sobre todo ello porque él ya lo sabe; él estaba allí. No por ser incapaz de recordarlo conscientemente hemos de pensar que ello no le afecta"
Nancy Newton Verrier

Aún así, aún siendo duro, aún yendo a los casos más extremos y exponernos la parte más complicada de la adopción, es un libro altamente recomendable, necesario para abrir los ojos a la realidad de nuestros hijos, y partiendo de esa realidad, construir su historia de la mejor manera posible. Solamente aceptando su pasado, podremos construir su futuro.

"Si hemos de poner a los hijos en primer lugar, deberemos encarar con valentía y determinación las verdades acerca de cómo nuestras decisiones les afectan. Tendremos que desafiar nuestras ideas previamente sostenidas y contactar con la realidad. No importa  lo difícil y penoso que pueda ser el reconocimiento de nuestras vulnerabilidades, limitaciones y obstinación. Al tratar de la adopción es crucial tener relaciones más honestas con nuestros hijos; ellos lo merecen. Nosotros nos lo merecemos. ¡Comencemos ya!
Nancy Newton Verrier

No hay comentarios

Publicar un comentario