Visible

viernes, 28 de abril de 2017


Ayer me sucedieron dos situaciones que aparentemente no tenían nada que ver una con otra, pero al final estaban más relacionadas de lo que yo pensaba, al menos en mi cabecita.

La primera sucedió cuando iba conduciendo hasta el trabajo, llevaba la radio encendida, cosa que no suele ser habitual, últimamente cada vez me gusta más conducir en silencio y prestar más atención a mis pensamientos.

Pienso que las cosas no ocurren por casualidad, y ese día, precisamente necesitaba algo de música, cuando justo entre canción y canción un cuña publicitaría llama mi atención. Una famosa marca de galletas busca héroe para protagonizar su próximo anuncio.

Mi mente rapidamente hizo la asociación entre las palabras héroe y valentía, y puedes imaginarte en quiénes pensé. Sí, en ellos y ellas, en nuestros hijos/hijas del corazón

La valentía no se trata de no sentir miedo, sino de ser capaz de superarlo, y a día de hoy no conozco a nadie de tan corta edad que demuestre más valentía que nuestros hijos, ¿te acuerdas que te lo conté en la entrada de bienvenida del blog?

Esa misma tarde, tenía que acudir al dentista, muy cerca de casa de mi padre, quién se iba a quedar con A el ratito que yo estuviese en consulta.

Llegamos un poco pronto y decidí tomarme un café antes de que llegase la hora de mi cita.

Nada más entrar en la cafetería, dos mujeres fijaron su mirada en nosotros. Estoy acostumbrada, suele ocurrirnos a menudo. Aún resulta llamativo ver a una mamá blanca con un hijo negro.

Durante todo el rato que estuvimos allí, fuimos su centro de atención. Sin disimulo alguno.

Minutos más tarde, sentada ya en la consulta del dentista, un pensamiento enlazó con otro, y de repente mi mente hizo click

Las familias de colores estamos acostumbradas a ser el centro de atención allá donde vayamos, se fijan en nosotros, pero sobretodo en nuestros hijos. Todo es susceptible de atención, cómo visten, cómo hablan, qué hacen, cómo tienen el pelo, los ojos.  Somos demasiado VISIBLES cada vez que salimos a la calle.

Sin embargo, hay otra realidad paralela en la que nuestra visibilidad brilla por su ausencia. Si no sabes de que te hablo, solo tienes que encender la televisión y prestar un poco de atención a los anuncios y no hablemos ya de las series de televisión nacional.

¿Cuantas personas de otra raza protagonizan un anuncio? ¿Has visto a una persona negra, asiática, hindú... protagonizar el anuncio de un vehículo? ¿Has visto a alguna familia de colores desayunar felizmente en el anuncio de alguna marca de  leche, cereales o bollería? Yo no.

Se supone que una buena campaña de marketing pretende llegar al público, identificarse con sus necesidades (o crearle unas nuevas) y ofrecerle el producto que las cubra.

Si esto es así en la teoría, señores publicistas les digo que en la práctica están suspendiendo. Les recomiendo que salgan de sus oficinas, se den un paseo por los colegios, los parques infantiles, abran bien los ojos, incluso un buen paseo por las redes sociales, y fíjense que la sociedad está cambiando.

Que nuestra población cada vez es más diversa, diferente y engloba diversas etnias y razas. Que esos niños/niñas que ven jugar, dentro de unos años serán adultos, y no se verán identificados en sus estudiadas campañas publicitarias. Como tampoco ahora, nos vemos identificados nosotros, sus padres. 

Sé que es mucho pedir, pero algún día me gustaría encender el televisor y ver a un bebé, con su piel bruna protagonizar un anuncio de productos infantiles, o tal vez que una preciosa niña de ojos rasgados me sonría desde el otro lado de la pantalla diciéndome lo bonito y suave que le queda el pelo con su nuevo champú.

Solo quizás, si esto ocurre, la próxima vez que una familia de colores entre en una cafetería, haya dos personas que no tengan que girarse, porque no habrá nada nuevo que ver.

Gracias por acompañarme un viernes más, te espero la semana que viene.





Subscribe to Lluvia al pasear

2 comentarios

  1. Y ahora es cuando me dices que te has suscrito para que A protagonice esa campaña de niño valiente ¿a que sí? venga que no! Pues DEBERIAS. Me encanta, como siempre. Un besito Marta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por pasarte por aquí Mar, y por pensar que A podría ser un candidato válido para protagonizar el anuncio, pero no entra dentro de nuestros planes.
      Un besazo!

      Eliminar