Empatía

viernes, 12 de mayo de 2017


empatía
  1. nombre femenino
    Participación afectiva de una persona en una realidad ajena a ella, generalmente en los sentimientos de otra persona


En las últimas semanas mi hijo me ha sorprendido mucho con su capacidad de entendimiento y razonamiento. Cuando hace tan solo unos meses era un lorito que todo lo repetía, ahora enlaza ideas, las desmenuza y saca sus propias conclusiones.

Si antes ya procuraba que en su entorno se utilizase un lenguaje adecuado en su presencia, ahora me parece aún más imprescindible ser exigente y estricta en este asunto.

Quizás estés pensando que me refiero a los tacos u expresiones soeces, que también, pero sobretodo me refiero a otro tipo de lenguaje.

En mi entrada de hace un par de semanas hablaba de la visibilidad a la que estamos sometidas las familias de colores cada vez que atravesamos el umbral de nuestra puerta.

Unido a ese escrutinio, en ocasiones y disfrazada de empatía nos llega la incontinencia verbal. No es una expresión que me guste especialmente, pero no encuentro otra forma de definirla.

Se da la particularidad de que cuando saben que has adoptado, intenten empatizar contigo. Casi puedes intuir como su cerebro empieza a conectar neuronas hasta dar por fin con un conocido de un conocido que también lo ha hecho. Y ahí viene el temido "conozco a". 

Entonces comienza una perorata de como le ha ido a esa familia, como ese niño ha ido creciendo hasta convertirse en una persona de bien, responsable, cariñoso y trabajador. Pero aún falta lo mejor, la frase de cierre: "Ay chica que suerte tuvieron. Es tan bueno. Casi casi como si lo hubiesen tenido ellos".

Y ahí es cuando, después del cabreo, me invade la tristeza. ¿De verdad tan desconocidas somos las familias de corazón? ¿De verdad alguien no es capaz de discernir que hemos tenido a nuestros hijos? ¿Que los hemos gestado en nuestros sueños, en nuestro corazón y en cada uno de nuestros pensamientos? 

Y lo más grave ¿De verdad alguien no es capaz de intuir que comentarios de ese estilo pueden dejar huella en la mente del pequeño que está jugando a su alrededor?

Cada vez que intuyo que una conversación puede tomar derroteros de este estilo, huyo. 

Como dice una sabia amiga, el lenguaje lo es todo, hagamos un buen uso de él. 


Gracias por acompañarme un viernes más. Buen fin de semana.






Subscribe to Lluvia al pasear

No hay comentarios

Publicar un comentario