Cabo de Gata

miércoles, 17 de octubre de 2018



Cabo de Gata se ha convertido en nuestro destino preferido para las vacaciones familiares. La tranquilidad de sus playas, el entorno natural en el que se encuentran, el mar transparente que las baña, junto con sus pueblos pesqueros de casas blancas y barcas apostadas a la orilla del puerto, hacen de este enclave un sitio más que perfecto para descansar y disfrutar de la familia.

Sí aún no lo conoces, y te estás planteando ir, te aconsejo que me acompañes en mi paseo, te mostraré cuáles son mis imprescindibles cada vez que lo visito.


1. La Isleta del Moro

Este pequeño pueblo pesquero me atrapó desde la primera vez que lo vi. Sus pizpiretas casas blancas, recorrer esas estrechas calles hasta pegarte de frente con su puerto repleto de barcas. Rebosa encanto por los cuatro costados.

Si bien es una localidad bastante pequeña, una buena opción para alargar la visita es la de permanecer en su playa, incluso saborear un buen pescado a la plancha en el Restaurante La Ola.

Aprovechando que casi está al pie de La Isleta, la Playa de Los Escullos es una parada obligatoria, no solo para darse un baño en sus aguas, sino también para disfrutar del entorno natural en la que está situada.








2. La Almadraba

No sé podré encontrar las palabras para describiros este lugar, y lo que siento cada vez que estoy allí. Su extensa playa con la iglesia blanca al final, la blancura de sus salinas, las pintorescas casitas de pescadores, sus barcas al pie. Que historias guardarán, cómo sería la vida de sus ocupantes.



Entre sal, arena, viento y sol, la Almadraba respira por si sola. No necesitas más que sentarte en la orilla y dejar que te atrape su atemporalidad.






Si después te entra el hambre, solo tendrás que cruzar la carretera y disfrutar de un exquisito arroz caldoso en la Peña Flamenca El Palmito, y a un módico precio por cierto.

3. Agua Amarga

Otro enclave costero dentro de Cabo de Gata. De estrechas calles, flanqueadas por casas de dos plantas y donde las buganvillas caen casi hasta el suelo. Agua Amarga destila encanto en cada rincón. Con una tranquila playa donde descansar y tomar algo en alguna de sus terrazas. O si se quiere pegarse un pequeño homenaje gastronómico, solo necesitamos desplazarnos un par de kilómetros hasta el Restaurante Asador La Chumbera, situado en un antiguo cortijo, y cuyas vistas desde la terraza merecen de por si una mención. Nosotros tuvimos la suerte de ver el atardecer caer justo al llegar, y fue todo un espectáculo. 



4. San José

Un poco mayor que los enclaves anteriores, San José concentra entre sus calles la mayor oferta de alojamientos y restaurantes de la zona, además de estar al pie de playa, lo que lo hace ser un buen punto donde establecer el campamento base.





Esta es una pequeña muestra de por qué Cabo de Gata nos ha cautivado y se ha convertido en nuestro referente a la hora de disfrutar las vacaciones estivales. Tranquilidad, playas sin saturar, aguas cristalinas y buena oferta gastronómica. Cabo de Gata siempre es un buen destino.

Si no quieres perder de vista estas recomendaciones, pincha en la siguiente imagen para guardarla en pinterest y tenerlas a mano.


No hay comentarios

Publicar un comentario