lunes, 8 de abril de 2019

5 planes con niños en Asturias

lunes, 8 de abril de 2019


Desde ver tiburones, tortugas gigantes, tocar serpientes, descubrir calamares gigantes, pasear por el bosque a viajar al espacio, o incluso al pasado y pasear ¡entre dinosaurios! Asturias tiene una importante variedad de espacios dedicados a los más pequeños y los a los que no los somos... también.

1.  Parque De La Vida
Situado en Luarca, ya de por si es un espacio tan completo que la visita de una tarde completa llega a quedarse corta.

La visita comienza en un aula donde nos explicaran las diferencias entre las serpientes y las víboras, nos darán claves para diferenciarlas, qué hacer si nos las encontramos fuera de su hábitat natural, y por último, tendremos la oportunidad de tocar, o los más atrevidos de coger en brazos, a serpientes que tengan en ese momento en el centro. 




Continuaremos la visita explorando las profundidades de los mares y sus misteriosos habitantes, nos explicarán el principio de la vida en el planeta tierra, para continuar ese viaje hasta una nave espacial y terminar en el planetario paseando entre estrellas.

Es una visita intensa, que toca varios aspectos, pero todos hilados por el mismo tema central: la vida. 

2. MUJA
El Museo Jurásico de Asturias atrapa a mayores y pequeños desde el principio. Nada más llegar al parking ya se divisa el parque que lo rodea, por el que campan a sus anchas dinosaurios de todas las especies y tamaños. A los más pequeños les encantará compararse con los enormes dinosaurios, imitar sus expresiones, corretear entre ellos y jugar en el parque situado al pie de ellos.



Una vez dentro del museo, existen varias posibilidades, desde hacer una visita a apuntarse alguno de los talleres que organizan. Nosotros probamos el de  Paleontólogo por un día, y A salió súper emocionado con la experiencia. 

Si queréis completar la vivencia, podéis terminar el día con una visita a la Playa de la Griega, a penas a un par de km del museo, buscando huellas de dinosaurio.

Si estáis de visita en Gijón no podéis desaprovechar la oportunidad de visitar el Acuario. Una divertida experiencia donde iremos descubriendo distintas especies que habitan los mares, nos quedaremos hipnotizados viendo nadar a los tiburones y a las tortugas gigantes. Las medusas nos atraerán con su baile y guardaremos silencio para ver si los pingüinos se animan a salir a visitarnos.



El Acuario, además, suele organizar talleres para los más peques. Solo tendréis que visitar su web antes de cualquier visita, e inscribiros previamente en los talleres que os interesen.

Continuado en la misma ciudad, a las afueras de la misma se encuentra este Jardín de aproximadamente 25 hectáreas de extensión. Divido en cuatro áreas: Entorno Cantábrico, Factoría Vegetal, Jardín de la Isla e Itinerario Atlántico, es un plan perfecto para un día sin lluvia, pasear entre sus árboles y vegetación, hasta llegar al Bosque de Los Niños, un espacio dedicado a los más peques donde los paneles y las explicaciones se adecuan a su tamaño y capacidades. Para finalizar jugando en la zona de juegos en pleno entorno natural.




5. Museo de la Mina de Arnao
La primera mina de Asturias explotada de forma industrial, el Museo de La Mina de Arnao supone una estupenda oportunidad para aprender cómo era la forma de vida en la mina, sus costumbres, método de trabajo y como no, bajar a una mina real. Comprobar por uno mismo un pequeño atisbo de las condiciones en las que trabajaban los mineros y si hay suerte, hasta vislumbrar las huellas de algún Trasgu que por allí viva.




Estupendamente guiada, esta visita de apenas una hora puede representar el primer contacto de los niños con un aspecto muy importante en la historia de Asturias: la mina.
Es imprescindible reserva previa.

Espero que estos cinco planes os animen y sean la disculpa perfecta para pasar un día en familia, tanto si residís en el Principado como si estáis de visita.



martes, 26 de febrero de 2019

Un paseo por... Senda Costera San Esteban de Pravia - Playa del Aguilar

martes, 26 de febrero de 2019



Si me seguís desde hace tiempo, sabéis ya de mi pasión por las rutas costeras de mi tierra. Suelen estar bien señalizadas, el paisaje es espectacular y son el plan perfecto para pasar un día en familia. Calzaros las deportivas, que hoy nos vamos a recorrer una de ellas, desde el precioso pueblo de San Esteban de Pravia, pasando por impresionantes acantilados, playas de ensueño para finalizar en la Playa del Aguilar. ¿Listos? Comenzamos.

La ruta comienza en el propia desembocadura del Río Nalón, uno de los ríos más emblemáticos de Asturias, justo en el puerto de San Esteban, veréis el tablón donde viene explicada la senda y su recorrido, punto que marca el comienzo de la misma.

Se avanza por el paseo del puerto, oportunidad única para ver  Este tramo es de casi un par de Km, sin dificultad alguna, hasta al alcanzar la primera parada, el espigón. Donde se encuentra también un gran aparcamiento, y desde donde se puede comenzar también la ruta, que en este caso, fue lo que nosotros hicimos.

A mano derecha del aparcamiento, salen 420 escalones que nos llevan directos hasta la Ermita del Espíritu Santo y el primer mirador que nos encontraremos a lo largo de la senda. Si no estáis por la labor de subir tantos escalones, al pie de la Ermita hay un pequeño aparcamiento desde cual se puede acceder a la ruta.



A partir de este momento, un sendero empedrado nos llevará a través de un bosque salpicado de eucaliptos y castaños. Disfrutaremos de las vistas que poco a poco iremos descubriendo a través de la vegetación: Cabo Vidio, Playa del Focarón, bordearemos la Playa de Cazonera, Playa de las Llanas, desde cuyo alto descenderemos hasta el final de la ruta: Playa del Aguilar. 

La senda está bien provista de miradores y de áreas de descanso que nos invitarán a parar, tomar aire y disfrutar de las vistas. Os dejo con alguna de ellas, espero que las disfrutéis y os sirvan de aliciente para pasear por estos parajes. La ficha técnica con todos los datos, la encontraréis al final. Gracias por acompañarme.